Monday, August 30, 2021

ESTOY VACUNADO Y NO HE RENUNCIADO A MI FE


 

En el año 2001 yo me encontraba afectado con una desviación en la columna, me habían dianosticado un disco herniado. (el que no ha sufrido de esto, no entenderá absolutamente nada).

Despues de una serie de tratamientos, terapia, medicina, calmantes, descanso no me quedó otra alternativa, antes de pensar en la navaja: una inyección de cortisona (el que conoce de esto, sabe sobre los efectos secundarios).

El médico me dijo que era la última alternativa, una inyección en la columna, me advirtió que me podía quedar paralitico, e dijo que la cortisona nunca desaparece del cuerpo por lo que no se puede utilizar más de 3 veces y como si esto fuera poco, no es 100 por ciento garantizado.

Yo tenía dos alternativas: continuaba con aquel excruciante dolor o arriesgarme a ponerme la inyección. Me la puse y Dios me libró de una tercera dosis y hasta la fecha estoy parado, 20 años mas tarde.

Estoy vacunado, no se lo que contiene la vacuna y sus efectos secundarios, (como no sabía lo de la cortisona) como no sabía que fue lo que me inyectaron cuando niño que me dejó estas dos marcas imborrables en mi brazo.

Moraleja, para vacunarte necesitas tener la misma medida de fe que necesitas para dejar de vacunarte.

Yo estoy parado en  mi fe de que la sangre de Jesucristo y su poder sanador y no el contenido de la vacuna me libra de los efectos de esta plaga y como los jóvenes hebreos en el horno de fuego, aunque Dios no me libre, igual no voy a adorar a Nabucodonosor.


Sólo descansa y entra en el reposo de Dios.

No comments:

Post a Comment

Gracias por visitar e interactuar en nuestro Blog. Te pedimos que lo compartas con tus amigos.